Ir al contenido principal

Bonadio regresó a 1955 y otras delicias de cómo el PRO mira a los pobres.

El Juez Federal Bonadio desea quemar las cunitas del plan Qunita, en un intento de aggiornamiento de las políticas de venganza de la Revolución Libertadora, que preocupan hasta al Papa Francisco: "esto que está pasando en la Argentina lo veo como una especie de revanchismo hacia los sectores populares y los trabajadores, como fue en 1955".

Meses antes, la Vicepresidenta Gabriela Michetti había dicho que el Kirchnerismo "le había hecho creer a la gente que se podía vivir así eternamente". Frase que remite a la del economista radical Javier Gonzalez Fraga: "Le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior. Eso era una ilusión. Eso no era normal".

Pero como si estas declaraciones lanzadas a informarle a los pobres que se acabaron los buenos tiempos no fueran suficientes para advertir de los objetivos del gobierno en relación con los sectores poblacionales de menores recursos económicos, una diputada PRO resultó ser la autora de un libro cuyo título es todo un símbolo: "Cómo conseguir una mucama y no perderla en 7 días". La legisladora Mercedes de las Casas dice que escribió "una guía fresca, práctica y amena para lidiar con el personal doméstico". Es revelador que la legisladora haya utilizado el verbo lidiar para graficar su relación con el personal doméstico. La Real Academia Española ofrece cinco acepciones para dicho verbo:

1. Burlar al toro esquivando sus acometidas según las reglas de la tauromaquia hasta darle muerte.
2. Batallarpelear.
3. Hacer frente a alguienoponérsele.
4. Tratarcomerciar con una o más personas que causan molestia y ejercitan la paciencia.
5. Pleitearlitigar.

El Presidente Macri no fue ajeno a esta mirada que sitúa al trabajador en la vereda opuesta como alguien con el que hay que confrontar. En las pocas ocasiones en que se dirigió a los trabajadores fue para pedirles que "no pongan palos en la rueda" o retarlos por el ausentismo y los juicios laborales.

Los discursos remiten a convicciones instaladas de estos gobernantes pertenecientes a sectores económicamente medios-altos y altos quienes dejan entrever en descuidos discursivos su visión del pueblo al que deben gobernar. Los ciudadanos también lo han percibido: encuestas señalan que más del 60 % de la población manifiesta que se está ante un "gobierno para ricos".

¿Y cómo actúa el gobierno en relación a éstos sectores que desprecia discursivamente?.

Si partimos de la concepción de que las políticas económicas son las que deben crear las bases para disminuir la pobreza, teniendo en cuenta que el Gobierno espera "el derrame" para abordar su objetivo de "Pobreza Cero" parece que éste quedó reducido a una promesa de campaña que difícilmente se concrete.

Vemos que el macrismo no tiene la decisión de abordar el problema de la pobreza desde las políticas económicas. Cuando esto ocurre en general los gobiernos desarrollan un esquema de contención social para atenuar las consecuencias de políticas económicas que generan exclusión, desocupación, desigualdad social. Este esquema de contención está dado por las políticas sociales.

¿Cuál es la política social del macrismo?. Transcurridos diez meses de gestión nacional y provincial los Ministerios de Desarrollo Social no han lanzado ningún plan o programa importante sobre ninguna temática. En general se continúan los programas de la gestión kirchnerista, con el agravante de que éstos estaban diseñados para un contexto de una política económica que apuntaba al fortalecimiento del mercado interno. Ni la administración Macri ni la de Vidal en Provincia de Buenos Aires han tomado nota de que la nueva política económica requiere de un nuevo diseño de programas sociales.

Una recorrida por la página web del Ministerio de Desarrollo Social nos permite apreciar que la política de la Ministra Carolina Stanley se reduce a repetir los mismos programas de la ex-Ministra Alicia Kirchner, algunos de ellos con la novedad de nuevos nombres.

Eva Perón resumió en una poderosa frase el principio rector de las políticas sociales: "donde hay una necesidad, hay un derecho". El macrismo alejado del reconocimiento de derechos, a diez meses del inicio de su gestión tampoco ha desarrollado acciones de política social que den cuenta de la contención social, la consigna es continuar algunos programas de la gestión anterior y ver qué pasa.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

Los hechos

Cuento.
Los meros hechos fueron estos: mientras trabajan Peralta y Álvarez Campos discuten. El motivo de la discusión lo desconocemos. El peón dice, como para sí mismo pero en voz alta: “lo voy a matar”, lo sabemos porque uno de los camioneros escuchó eso. Que dijo “lo voy a matar” es también un hecho. Caminó los cincuenta metros hasta la casa y regresó armado. Al verlo, los dos camioneros trataron de disuadirlo. Era tarde. El patrón le dijo: “…pará Peralta”, también era tarde para eso. Peralta no paró: disparó, a quemarropa, sólo una vez. Fue suficiente. Desandó el camino hasta el rancho, entró y esperó hasta que llegara la policía.
Esos fueron los hechos.
Debieran alcanzar para juzgar la situación, pero no la explican demasiado. De tan simples se vuelven complejos. Gaztambidelos describe como si fueran transparentes: dice que los hechos son apenas esos. No hay lugar para especulaciones, piensa Gaztambide. Peralta y su patrón discuten a metros del rancho de propiedad del segundo que oc…