Ir al contenido principal

El cerco mediático, las formas de informarse de los jóvenes y la tarea del militante.

El viernes, vía chat de facebook, nos reíamos de la última chantada de Macri: un viaje en colectivo presentado como tal en las redes, pero que no había sido real. Macri no se subió a un bondi que realizaba un recorrido normal, sino que viajó en helicóptero hasta un descampado, donde había un colectivo parado, con vecinos seleccionados que "harían de" ocasionales compañeros de viaje del Presidente. Algún vecino filmó, pequeños medios y las redes lo difundieron y finalmente saltó a algunos medios nacionales de circulación más restringida.

Charlábamos sobre eso. Sobre la chantada de hacer creer algo que no es y sobre el marketing que domina la política, donde no importa ser sino parecer. Mi interlocutor, un militante, en algún momento dijo: "no importa, si total se enteran 40 que lo leen en las redes sociales y nada mas". Mi respuesta fue la de un militante: mejor que se enteren 40 antes que ninguno. Pero me quedé pensando en el tema.

Ya en enero de este año publiqué un post (acá pueden leerlo) en el que postulaba que romper el cerco informativo se había transformado en una nueva tarea que tendríamos los militantes. Hay que hacer lo que siempre hicimos pero además asumir el rol de lograr que la información que los grandes medios corporativos ocultan llegue a la mayor cantidad posible de los argentinos. Las redes sociales, los pequeños medios comunitarios, las charlas en los locales partidarios o en la cola de la panadería son instrumentos artesanales para acercarnos a cumplir el objetivo de destrozar el cerco.

Mejor sería tener medios nacionales que informaran con cierta equidad, que no mintieran ni deformaran las noticias. Sí, sería mejor y más democrático, pero no existen tales medios. Sólo un puñado de medios menores, algunos periodistas no vendidos a la Corpo y nada mas.  La política se hace con lo que uno tiene, no con lo que le falta. Y no tenemos medios poderosos informando la verdad de las cosas, sino dando una versión tendenciosa que nos toca salir a contrarrestar.

Pero encuentro otro punto que refuerza mi planteo de que es labor del militante distribuir información por todos los medios a su alcance para lograr que la ciudadanía sepa no sólo lo que los grandes medios quieren decirle. Este punto surge de un estudio cualitativo realizado por el Centro de Estudios sobre Medios y Sociedad en Argentina (MESO) que fue reflejado en parte en la nota "El medio ya no es el mensaje", publicada en la Revista Anfibia (se puede leer completa acá).

"La mayoría de los entrevistados -dice la mencionada nota- accede a las noticias por medios digitales, usualmente a través de dispositivos móviles, como una práctica secundaria de su monitoreo de las redes sociales. No entran en contacto con el universo digital para buscar noticias, sino que se encuentran con ellas en los feeds de sus redes, entremezcladas con anécdotas graciosas de amigos, pedidos de ayuda y fotos de viajes, animales y comidas. A veces clickean en los titulares y dedican poco tiempo a leer la información más allá del título y la bajada, para luego volver a Facebook o interrumpir el consumo mediático porque hay que bajar del colectivo y empezar a caminar" (resaltados míos).

El estudio realizado entre menores de 29 años explica que hay una "incidentalización" del consumo de noticias, siendo el celular el instrumento que más se usa para informarse, seguido de la computadora y en tercer lugar el televisor, que se usa más como "ruido de fondo" que como medio de obtener información.

"No van a las redes para leer noticias, sino que se enteran de la actualidad en un encuentro casi fortuito con posts de diarios y agencias, y también de contactos virtuales. María comenta que 'por lo general, entro [a los sitios de noticias] a través de Facebook porque alguien compartió alguna noticia. Y entro y después me quedo fijando los titulares que están en la página y si hay alguno que me llama la atención, entro'" (resaltado mío).

Ratifico entonces que obligados por el cerco informativo que imponen a los representantes de nuestro Proyecto los medios hegemónicos los militantes debimos hacernos cargos de un nuevo rol: el de informar a nuestros conciudadanos. Pero agrego que -aunque tuviéramos espacio en los grandes medios- también tendríamos que utilizar las redes sociales, compartiendo, retuiteando, difundiendo las noticias propias de nuestro espacio porque hay una nueva generación, que no se sienta a leer el diario en papel, ni siquiera escucha la radio AM o mira los noticieros televisivos. Esa nueva generación cada día que pasa es más numerosa y también requiere que -aunque sea artesanalmente- le digamos nuestra verdad y descorramos la vela de lo que los grandes medios ocultan.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

Una historia de mi cuadra

"Todo lo que supe sobre mis amigos, 
sobre lo que tenía qué hacer y qué no hacer,
sobre lo importante y lo trivial de la vida,
lo aprendí jugando a la pelota".
Sergio Olguín. Lanús.
Si bien vivíamos a tres cuadras de la plaza algunas de las viejas del barrio decían “me voy p’al pueblo” cuando iban a algún negocio en las cercanías de la Plaza Pereyra.


La cuadra estaba poblada pero no tanto como lo estaría luego, aunque muchísimo más de lo que está hoy.
En la vereda de enfrente, un caserón viejo y alto, de ladrillos asentados en barro, la casa de Marimón, vivían dos familias: los Palavecino adelante, y atrás los Magdaleno. Ahí nomás sumábamos siete pibes, entre chicas y chicos. Cruzando la Mariano J. Pereyra, en una casa más amplia pero igual de alta y también antigua, de ladrillos sin revocar, vivían los Arias, primos de los anteriores, que agregaban otros cuatro o cinco chicos al barrio.
Nosotros éramos tres, porque creo que mi hermano menor no había nacido. Los Aguado eran dos per…

El cielo de los peronistas

(Meta-cuento)

Pintura: Pablo Huici /// Texto: Pablo Torres


Este es un cuento sobre un cuento, es decir un meta-cuento. En el futuro (quizás) se escriba una historia que suceda en el cielo de los peronistas. Si tienen un par de líderes muertos, una jefa espiritual, decenas de artistas, cantantes y deportistas, cientos (o miles) de mártires, un himno, entre otras cosas… también tendrán un cielo, pensé.

Nadie que creyera en Dios estaría en condiciones de negar la existencia de ese edén peroncho. Y menos ahora cuando parece que hasta un Papa fue peronista.
Si se da por válida la existencia de ese cielo, podrá decirse que también habrá un infierno. Superpoblado, por supuesto. No me atrevo a negar ni su existencia ni su superpoblación. La desmesura es peronista, y de desmesurados estará lleno el infierno, ese y todos los otros que pudieran existir.
Pero este es un meta-cuento del cielo. No niega la existencia del infierno, aunque no se habla de él, porque la historia que en alguna otra oportunid…