Ir al contenido principal

El discurso oficial es monocultivo.

Lecturas.
Ese recurso, al que puede aludirse como “perocristinista” (que justifica toda contingencia actual bajo la remanida fórmula “pero Cristina ñañañaña”), resulta todavía muy rentable para el oficialismo, considerado no sólo como la administración estatal sino como un campo de alianzas sociales y políticas en el que destacan los “líderes de opinión” y los medios de comunicación con mayor audiencia. Pero, como se comprueba en la entrevista con AlJazeera, el “perocristinismo” es inocuo cuando no hay compromiso emocional (o pecuniario, o determinaciones contractuales, o condicionamientos profesionales) por parte del destinatario. En efecto, al ser extranjera la periodista, no participa de la instancia de reconocimiento necesaria ni de la trama de relaciones propia de quien desarrolla su oficio en el país, para lubricar la pretendida justificación que ensaya la funcionaria.


Días atrás, la vicepresidenta Gabriela Michetti fue entrevisada por la cadenaAlJazeera en lo que constituye una pieza reveladora de las recurrencias y límites de la comunicación del gobierno de Mauricio Macri. La entrevista no tiene desperdicio: Michetti explota el recurso testamental de la herencia recibida que, sostiene, es mucho más pesada de lo que los equipos del PRO “estudiaron”, presenta a la gestión como “gradualista”, resalta que incrementaron los planes sociales para contener la situación social y descalifica las críticas a la actual gestión como propias de un grupo “fanático” que calcula en menos de un 25% de la población. Pero, frente a una periodista que elude las concesiones que suelen dispensarle los entrevistadores locales –por ejemplo, al recordar las revelaciones de los Panamá Papers que comprometen a Macri y a otros funcionarios-, Michetti muestra signos del agotamiento del recurso de compararse con la caricatura que traza del gobierno anterior.
No es la primera vez que el Gobierno es incomodado por periodistas extranjeros, que se apartan de la lógica cooperativa en la que suelen basarse, por el contrario, las entrevistas de cabotaje. Es casi una regla periodística que a mayor distancia entre el entrevistador y el entrevistado haya menos complicidades, como demuestra la memorable respuesta “me quiero ir” del ex ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner, Hernán Lorenzino, a una cándida pregunta sobre la inflación que en 2013 le hizo una periodista griega. En efecto, hay un problema "transversal" a distintas formaciones políticas a cargo del Gobierno que consiste en la falta de cambio de registro por parte de altos funcionarios estatales quienes, acomodados en la zona de confort de sostener un registro que es eficaz en los mediadores de la opinión pública local, no comprenden que son esas condiciones de reconocimiento las que marcan la eficacia de su discurso y no los méritos del discurso mismo (¡no es el texto sino el contexto!). Sin embargo, la producción del discurso oficial en el caso del macrismo difiere de la del kirchnerismo en varios ejes.
Por un lado, como bien observa María Esperanza Casullo, “Cambiemos” fue y es más hablado por otros actores que por sí mismo. Los formadores de opinión son quienes, principalmente, van definiendo las señas particulares del actual oficialismo más de lo que éste es capaz de construir. En efecto, el estamento de economistas, analistas políticos, periodistas, encuestadores con micrófono y columnas en los medios de mayores audiencias moldean un contorno oficioso que, aunque es altamente endogámico, retoma y refuerza con cierta comodidad varios elementos del sentido común “gentista”. Ejemplo de ello es la sobreactuación del recurso testamental de la "pesada herencia recibida" que, si es tan eficaz, es porque es percibido como verosímil por parte de amplias capas de la sociedad.
A diferencia de esta tercerización del argumento político en el discurso oficial, el kirchnerismo desarrolló desde 2003 un esfuerzo inaugural que, aunque también pivoteaba, obviamente, sobre la diferencia con el pasado, fue gestado a partir de la propia enunciación (lo que supone una concepción "propia") e incluso de la institución de una perspectiva ambiciosa y refundacional en términos históricos.
Por otro lado, al contar con ese entorno dirigente que predica en nombre del Gobierno y nutre de ideas y ejemplos a la comunicación oficial, el macrismo no se ve necesitado de consagrarse a la compleja labor de conformar un espacio de medios afín. A diferencia de Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, quienes –con muy diferentes estrategias, métodos y recursos, por supuesto- se abocaron a la gestación de un campo mediático oficialista, Macri es precedido, al momento de ser elegido presidente, por ese tipo de espacio de cercanía política. Los recursos de la gestión de Macri están más orientados, pues, a la producción de  comunicación segmentada y personalizada a través de redes sociales digitales, siendo mucho más sofisticado y competente al respecto que los gobiernos de su antecesora, gracias, por un lado, a la evolución tecnológica y, por otro, a su propia decisión política.
Ahora bien, en cuanto a la delegación del mensaje masivo en los grandes medios privados, la entrevista con Michetti en Al-Jazeera revela que la palabra extranjera exotiza las reglas del juego establecido por el estamento oficioso que tiene en el recurso “perocristinista” un común denominador. De tan común y rentable hasta el presente, el arco oficialista descansa en su monocultivo y desarrolla pocos incentivos para generar otros recursos que prescindan del “perocristinismo”.
Si bien el humor social mayoritario viene siendo solidario con la explotación del monocultivo argumental, el riesgo para el Gobierno sería su agotamiento, pues, hasta ahora, la creatividad que demostró en las redes sociales no tiene equivalencia en producción de enunciados que asuman otras dimensiones y consecuencias de la realidad socioeconómica por fuera del libreto con el que Michetti fatigó a la periodista de AlJazeera.
27/01/2017 publicado originalmente en Letra P.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

La bandera nacional no te saluda

Concurso Federal de RelatosLA BANDERA NACIONAL NO TE SALUDA PorPablo Torres
IlustraciónHernán Vargas Publicado originalmente en Revista Anfibia.
Para leer en el original: click acá El 20 de septiembre de 1955, mientras muchos argentinos celebraban la “Revolución Libertadora”, Nicanor Sosa se negó a izar la bandera argentina en la plaza principal del Barrio Obrero de Laprida. Crónica de un pequeño gesto heroico. Un nuevo texto finalista del Concurso Federal de Relatos: “Héroes: la Historia la ganan los que escriben”, organizado por la Secretaría de Políticas Socioculturales del Ministerio de Cultura de la Nación.


Era 1949. Nicanor Sosa, vestido con sus eternas prendas de Grafa azul, subió el último bulto al carro. Lo aseguró con una soga para no perderlo en el vaivén. Con algo de tristeza que en décimas de segundos mutó en alegría cerró el candado del rancho: ya no volvería a ser la morada de su familia. Rosa y las chicas vivirían mucho mejor. Se sentó en el pescante, pasó la mano derecha p…