Ir al contenido principal

El macrismo empeoró el contexto pero no actualizó las políticas sociales

El macrismo empeoró el contexto pero no actualizó las políticas sociales

¿Cuáles son las políticas sociales del macrismo? Es una pregunta sencilla de formular que debería ser también sencilla de responder. Quien se formulara esa inquietud debería informarse sobre las líneas fundamentales de la política social del gobierno actual y, a partir de allí, definir un concepto como respuesta.
 
Por supuesto que antes tendría que analizar el contexto económico, social y político. Se supone que las políticas sociales, especialmente las de asistencia a los sectores empobrecidos, tratan de cubrir las necesidades básicas de los sectores económicamente más débiles de la sociedad. Ni el INDEC discute que en los casi diecisiete meses de gobierno de Mauricio Macri hubo un empeoramiento de todos los indicadores sociales: desocupación, pobreza, indigencia, desigualdad.

Pasamos de una economía que protegía el empleo, inyectaba dinero entre los sectores populares y fomentaba el consumo a una economía que alienta las importaciones, no genera consumo popular y produce aumento de tarifas y micro-ajustes permanentes. Ese cambio de modelo es el que generó el deterioro de los indicadores mencionados en el párrafo anterior y el que implicaría la necesidad de formular una política social que dé respuesta a las penurias que plantea el nuevo contexto a una franja importante de la población.

Así como el problema de la pobreza no se resuelve con políticas sociales, sí las políticas sociales deben ser adecuadas para cubrir las contingentes necesidades de la población que sufren los efectos negativos de las políticas económicas.

El macrismo cambió de pantalla en lo que hace a las políticas económicas, pero… ¿cambió de pantalla en las políticas sociales? ¿Generó líneas políticas coherentes con sus políticas económicas en materia social?

Si nos atenemos a las políticas sociales de asistencia que implementa el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación podemos observar que las novedades no tienen que ver con líneas políticas sino con la actualización de las viejas.

Para obviar la mediatización de la información recurrimos a una fuente directa: la página web del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación[1]. Allí se observa que la forma de clasificación de los programas sociales sigue siendo la misma que en la época de la ministra Alicia Kirchner. Esto podría ser apenas una cuestión comunicacional, que no implique que las líneas políticas siguen siendo las mismas, pero los programas se repiten: cuidadores domiciliarios, pensiones no contributivas, microcréditos, monotributo social, proyectos manos a la obra, pro huerta, ellas hacen, argentina trabaja y una serie de programas menores. No se observan nuevos planes o programas de importancia iniciados durante la nueva gestión.

Los proyectos insignia de la gestión de la ministra Alicia Kirchner fueron el Argentina Trabaja y el Manos a la Obra. Ambos continúan con retoques respecto de los montos que perciben los beneficiarios pero sin cambios en cuanto a la implementación ni los supuestos básicos. El macrismo los atacó cuando era oposición como programas que eran permeables al clientelismo, pero no impuso cambios drásticos en su forma de gestión.

A estos programas del Ministerio de Desarrollo Social podemos agregarle la Asignación Universal por Hijo, el Progresar y otros que no fueron implementados por ese Ministerio pero que continúan con retoques menores.

En síntesis, a diecisiete meses del inicio de su gestión el macrismo no generó políticas sociales que tengan que ver con su visión ideológica ni coherentes con la necesidad de cubrir los efectos de las políticas económicas que aplica, sino que se limitó a continuar con la implementación de políticas sociales que estaban pensadas para otro modelo de país.

Podemos especular que no lo hizo por carecer de interés sobre lo que ocurra con las víctimas del programa económico, porque su supuesto a-ideologismo le indica que un programa social puede implementarse en cualquier contexto económico social o porque carece de definiciones respecto de qué hacer en materia de políticas sociales. Más allá de nuestras especulaciones lo concreto es que las políticas sociales kirchneristas son la base de las políticas sociales macristas que no han innovado pese al deterioro social creciente de la población, lo cual es un déficit ya que en peores condiciones sociales se cuenta con herramientas pensadas para una situación social más benévola.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

Los hechos

Cuento.
Los meros hechos fueron estos: mientras trabajan Peralta y Álvarez Campos discuten. El motivo de la discusión lo desconocemos. El peón dice, como para sí mismo pero en voz alta: “lo voy a matar”, lo sabemos porque uno de los camioneros escuchó eso. Que dijo “lo voy a matar” es también un hecho. Caminó los cincuenta metros hasta la casa y regresó armado. Al verlo, los dos camioneros trataron de disuadirlo. Era tarde. El patrón le dijo: “…pará Peralta”, también era tarde para eso. Peralta no paró: disparó, a quemarropa, sólo una vez. Fue suficiente. Desandó el camino hasta el rancho, entró y esperó hasta que llegara la policía.
Esos fueron los hechos.
Debieran alcanzar para juzgar la situación, pero no la explican demasiado. De tan simples se vuelven complejos. Gaztambidelos describe como si fueran transparentes: dice que los hechos son apenas esos. No hay lugar para especulaciones, piensa Gaztambide. Peralta y su patrón discuten a metros del rancho de propiedad del segundo que oc…