Ir al contenido principal

La marcha del 1A: ¿buena noticia para nosotros?

La política no es una competencia de marchas o concentraciones. Las marchas sirven, tienen la utilidad de conformar el colectivo, mostrarle a los demás que no sos poca cosa, definir consignas, entusiasmar a los militantes, mostrarle al adversario que debe corregir errores. A veces muestran fortalezas, otras debilidades.

El macrismo hizo una marcha importante para sus antecedentes. Si se la compara con otras marchas de este mes de marzo o con concentraciones de respaldo a la ex Presidente Cristina Kirchner, fue una marcha menor. Pero repito, para el macrismo fue una marcha importante.

Es cierto que la hizo en la ciudad de Buenos Aires, donde está su electorado más fiel, con lo cual era fácil moverse, por eso no necesitaron micros. Y también que la concurrencia fue mayoritariamente de gente tirando a veterana y con recursos económicos propios como para moverse. Eso explica la no necesidad de micros, que el propio Macri esgrimió como virtud. La otra virtud declamada fue la ausencia de choripanes...

¿Se envalentonó Macri con la marcha? Al día siguiente concurrió con Angelici, su operador judicial, a un acto de Boca Juniors. ¿Qué habrá pensado Lilita de esa actividad? ¿La está provocando?

Los manifestantes del sábado 1 de abril lo hicieron por "la democracia". Curioso. Como dije eran mayoritariamente gente de edad, digamos de 50 para arriba. Los más grandes con formación de derecha. Curioso digo, que la derecha que apoyó y dio sustento civil a todos los golpes militares desde 1930 a la fecha, esté ahí defendiendo "la democracia", que en su imaginación es atacada por el peronismo, los laburantes y los sindicatos. Curioso, porque el peronismo, los laburantes, los sindicatos son los que pusieron las víctimas en las mesas de tortura cuando los hoy "democráticos" daban golpes de estado.

Los que pusieron ministros, embajadores e intendentes a cuanta dictadura vivió Argentina acusan de querer darles un golpe a los que pusieron los muertos. El golpe, demás está decirlo, está sólo en su imaginación.

Si Macri y el PRO se envalentonaron veremos cómo procesan esa súbita valentía. Ya sabemos que no puede hacerse política con la autoestima baja, pero tampoco se acierta mucho políticamente cuando se sobreestima y se vive en una burbuja que no tiene mucho que ver con la realidad. La marcha fue una buena noticia para el PRO, el problema para ellos es que tal vez también haya sido una buena noticia para nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

Los hechos

Cuento.
Los meros hechos fueron estos: mientras trabajan Peralta y Álvarez Campos discuten. El motivo de la discusión lo desconocemos. El peón dice, como para sí mismo pero en voz alta: “lo voy a matar”, lo sabemos porque uno de los camioneros escuchó eso. Que dijo “lo voy a matar” es también un hecho. Caminó los cincuenta metros hasta la casa y regresó armado. Al verlo, los dos camioneros trataron de disuadirlo. Era tarde. El patrón le dijo: “…pará Peralta”, también era tarde para eso. Peralta no paró: disparó, a quemarropa, sólo una vez. Fue suficiente. Desandó el camino hasta el rancho, entró y esperó hasta que llegara la policía.
Esos fueron los hechos.
Debieran alcanzar para juzgar la situación, pero no la explican demasiado. De tan simples se vuelven complejos. Gaztambidelos describe como si fueran transparentes: dice que los hechos son apenas esos. No hay lugar para especulaciones, piensa Gaztambide. Peralta y su patrón discuten a metros del rancho de propiedad del segundo que oc…