Ir al contenido principal

Stanley como elefante en un bazar

Sabemos que el esquema de pensamiento de los funcionarios de las primeras líneas de los gobiernos PRO no sigue la lógica de los militantes populares, sino que es más parecida a la estructura de gerentes de una empresa privada.

Han dado muestras recurrentes de ello. El Ministro de Energía Aranguren justificó una aumento desmedido durante 2016 con la célebre frase "tenía que cumplir con una planilla de excell". La vicepresidenta Michetti dio de baja un importante número de contratos del Senado ni bien asumió, incluyendo discapacitados, que luego reincorporó a cuentagotas. El PAMI avanza en un importante recorte de prestaciones para que le den los números, para lo cual tiene que ajustar algo así como el 18% de sus gastos. Son ejemplos al azar, realizados sin búsqueda alguna, sino apenas recordando mientras se va escribiendo. Hay miles más.

La Ministra Stanley recortó más de 80.000 pensiones no contributivas por discapacidad. Conozco algunos casos de primera mano: una señora hipoacúsica que la cobraba, sufrió el recorte porque su esposo se jubiló por discapacidad siendo trabajador rural. El esposo cobraba menos de $ 6000, ella cobraba $ 4000, vivían con esos aproximados $ 10.000 (vivían es un decir). Con el corte de la pensión de la señora, deberían ¿vivir? con apenas los $ 6000 de su esposo, estando ambos imposibilitados de trabajar para cualquier tipo de changa.

Ejemplos como ese sobran. No es lo que motiva esta nota.

La motivación fue leer las declaraciones de la Ministra Stanley (hija del ex banquero Stanley del Citybank) al Diario Clarín: "en 2015, cuando no gobernábamos, se dieron de baja 168.000 pensiones, con los mismos criterios de hoy" (nota completa acá).

Seguramente los criterios no fueron los mismos, porque nadie recuerda que esa baja de pensiones (si es que se dio) haya generado ninguna manifestación pública de personas aisladas, organismos de discapacidad, medios de comunicación...

Siguiendo la lógica de la Ministra, que justifica el recorte escandaloso que realizó en que había abusos, el kirchnerismo -con los medios corporativos en contra- dio de baja 168.000 pensiones y no hubo repercusión alguna, pero el macrismo -con los medios corporativos a favor- recortó 83.000 pensiones armándose un lío mayúsculo.

Dos posibilidades: o bien la ministra mintió y el kirchnerismo no hizo esa baja en 2015 o bien el kirchnerismo hizo la baja de forma tan selectiva y correcta que no generó repercusión mediática porque no hubo reclamos.

Diría yo que los problemas de Stanley son otros:

1. no tiene política social, sólo continúa los programas que estaban vigentes al momento en que recibió el Ministerio;

2. con un contexto económico sustancialmente distinto al de los años anteriores para las clases populares, no ha definido ni implementado programas sociales que den cuenta de la nueva realidad económica que viven millones de argentinos;

3. se mueve en el área social con la misma lógica que sus colegas de gabinete (leasé Aranguren) avanzando en medidas que "si pasan, pasan" y si no se vuelve atrás;

4. no tiene la sensibilidad social ni la eficiencia para tomar estas medidas, funciona como un elefante en un bazar.




Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

La bandera nacional no te saluda

Concurso Federal de RelatosLA BANDERA NACIONAL NO TE SALUDA PorPablo Torres
IlustraciónHernán Vargas Publicado originalmente en Revista Anfibia.
Para leer en el original: click acá El 20 de septiembre de 1955, mientras muchos argentinos celebraban la “Revolución Libertadora”, Nicanor Sosa se negó a izar la bandera argentina en la plaza principal del Barrio Obrero de Laprida. Crónica de un pequeño gesto heroico. Un nuevo texto finalista del Concurso Federal de Relatos: “Héroes: la Historia la ganan los que escriben”, organizado por la Secretaría de Políticas Socioculturales del Ministerio de Cultura de la Nación.


Era 1949. Nicanor Sosa, vestido con sus eternas prendas de Grafa azul, subió el último bulto al carro. Lo aseguró con una soga para no perderlo en el vaivén. Con algo de tristeza que en décimas de segundos mutó en alegría cerró el candado del rancho: ya no volvería a ser la morada de su familia. Rosa y las chicas vivirían mucho mejor. Se sentó en el pescante, pasó la mano derecha p…