Ir al contenido principal

El voto de los ignorantes

Vivo en Laprida, provincia de Buenos Aires. El mismo pueblo donde nació la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti. El mismo donde el domingo pasado en la categoría de Senadores Nacionales triunfó la boleta de Unidad Ciudadana, con Cristina Kirchner a la cabeza.

Esas dos cuestiones, ser el lugar de nacimiento de la vicepresidenta y que haya
triunfado el peronismo en un pequeño pueblo de la pampa húmeda, prácticamente único triunfo peronista en varios cientos de kilómetros a la redonda, como puede observarse en el mapa adjunto, nos pusieron en foco.

En la página de facebook de nuestro grupo de trabajo publicamos este mismo mapa, con la tristeza de ser el único distrito del centro de la Provincia en que el peronismo ganó, pero también con el orgullo de que hayamos sido nosotros, el grupo de militantes peronistas de Laprida, los que posibilitamos ese triunfo extraño en el interior bonaerense.

Pero la reflexión viene desde otro costado. Debajo de este mapa, en la página oficial de nuestro grupo político un productor agropecuario puso: "qué manga de ignorantes como votan a una chorra".

Uno podría hacer disquisiciones comparando la moralidad de CFK y la de Mauricio Macri, pero no se trata de eso, sino de comentar la soberbia de alguien que se atreve a poner en la página oficial del partido político triunfante, para que lo lean los simpatizantes de esa causa, que su voto ha sido de ignorantes.

¿Existen los votos de ignorantes y de cultos? Parece que la derecha, que no ha leído mas que un par de libros en la escuela secundaria, cree que si. Que cuando el pueblo vota como ellos ejercita el libre albedrío y cuando vota distinto es porque fue manipulado, comprado, engañado, o simplemente, por mera ignorancia.

Una candidata a diputada hizo una evaluación parecida. Le llamó la atención el voto en Laprida por CFK, porque en Laprida no es como en el conurbano, en nuestro pueblo se vota con libertad. ¿Cómo alguien que vota con libertad puede votar al peronismo? Sólo si se trata de un ignorante, un comprado o uno que defiende un interés menor.

Lo cierto es que estos sectores debieran pensar que la definición de un voto es algo muy complejo. Y que muchos votamos a partir de nuestra ubicación en la escala social, porque vemos el mundo de manera distinta, porque una cosa es votar desde las botas de un latifundista y otra, muy distinta, desde las alpargatas de un peón de campo, de un changarín, de un empleado en negro.

Ni es ignorante el rico que vota a Macri, ni lo es el pobre que vota al peronismo.

Pensar que sí lo son es un gesto de arrogancia, de soberbia, de autoritarismo, de falta de vocación democrática. Hay ignorantes que votan a Macri y otros que votan a Cristina, pero ninguno de ambos colectivos son totalmente ignorantes.

El macrismo es particularmente afecto a quejarse de la grieta, y acusar al peronismo de ser quien la agranda. ¿Calificar de ignorante a quien vota a un partido político legalmente constituido no agranda la grieta? ¿Descalificar al que vota distinto no es un acto de violencia?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

Los hechos

Cuento.
Los meros hechos fueron estos: mientras trabajan Peralta y Álvarez Campos discuten. El motivo de la discusión lo desconocemos. El peón dice, como para sí mismo pero en voz alta: “lo voy a matar”, lo sabemos porque uno de los camioneros escuchó eso. Que dijo “lo voy a matar” es también un hecho. Caminó los cincuenta metros hasta la casa y regresó armado. Al verlo, los dos camioneros trataron de disuadirlo. Era tarde. El patrón le dijo: “…pará Peralta”, también era tarde para eso. Peralta no paró: disparó, a quemarropa, sólo una vez. Fue suficiente. Desandó el camino hasta el rancho, entró y esperó hasta que llegara la policía.
Esos fueron los hechos.
Debieran alcanzar para juzgar la situación, pero no la explican demasiado. De tan simples se vuelven complejos. Gaztambidelos describe como si fueran transparentes: dice que los hechos son apenas esos. No hay lugar para especulaciones, piensa Gaztambide. Peralta y su patrón discuten a metros del rancho de propiedad del segundo que oc…