Ir al contenido principal

"No es el color de la piel...

...es el sistema económico".

Este posteo tendría que tener sólo es breve y sintética frase: "no es el color de piel, es el sistema económico".

Pero voy a explicarme un poquito. Vi un programa de Reggie Yates, un director de cine inglés, sobre un barrio pobre de Sudáfrica. Después de un par de décadas de finalizado el sistema de apartheid, el 45 % de la población negra sigue siendo pobre.
Pero...Reggie Yates, the outsider man, fue de visita a Sudáfrica para conocer los barrios pobres, de blancos.

En Netflix  pueden ver el programa subtitulado acá.

Es algo chocante ver algunos centenares de afrikaneers, descendientes de holandeses, tan rubios como el estereotipo del holandés, en la pobreza extrema.

El barrio no es muy distinto que una villa miseria de cualquier país de Latinoamérica. Pero choca a nuestro estereotipo ver cabezas de niños bien rubias en tal situación de pobreza.

Yates los reportea y varios de ellos dicen estar pagando por lo que hicieron a los negros sus padres o abuelos. Se ven rubios, borrachos, en un barrio muy pobre, junto a otros también rubios trabajadores.

Mientras la clase media negra, opina de ellos, algo parecido a lo que la clase media blanca opina de nuestros cabecitas negras en Argentina.

También, Yates reportea a algunos de esos blancos pobres que se culpan de la situación en que viven. Como si el éxito o fracaso dependiera sólo de causas individuales o familiares, como si la economía de un país y del mundo en que está inserto, no incidiera fuertemente en el nivel de vida de una persona y su familia.

Como en un espejo. Lo que los blancos de clase media dicen de los negros en USA o Inglaterra, o lo que las clases medias bienpensantes de Latinoamérica dicen de los descendientes de pueblos originarios... en Sudáfrica un sector de la clase media negra lo dice de los blancos afrikaneers.

Como en un espejo, se observa los mismos prejuicios de la clase media hacia los desocupados.

Por eso este posteo tendría que haber sido de una sola frase, que esquivando los estereotipos y los prejuicios de clase, dejara claro que no se trata (ni allí, ni en USA, ni en Europa, ni en Argentina) del color de la piel, sino del sistema económico en que allí, acá, y en el resto del mundo vivimos.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

La bandera nacional no te saluda

Concurso Federal de RelatosLA BANDERA NACIONAL NO TE SALUDA PorPablo Torres
IlustraciónHernán Vargas Publicado originalmente en Revista Anfibia.
Para leer en el original: click acá El 20 de septiembre de 1955, mientras muchos argentinos celebraban la “Revolución Libertadora”, Nicanor Sosa se negó a izar la bandera argentina en la plaza principal del Barrio Obrero de Laprida. Crónica de un pequeño gesto heroico. Un nuevo texto finalista del Concurso Federal de Relatos: “Héroes: la Historia la ganan los que escriben”, organizado por la Secretaría de Políticas Socioculturales del Ministerio de Cultura de la Nación.


Era 1949. Nicanor Sosa, vestido con sus eternas prendas de Grafa azul, subió el último bulto al carro. Lo aseguró con una soga para no perderlo en el vaivén. Con algo de tristeza que en décimas de segundos mutó en alegría cerró el candado del rancho: ya no volvería a ser la morada de su familia. Rosa y las chicas vivirían mucho mejor. Se sentó en el pescante, pasó la mano derecha p…