Ir al contenido principal

La piedra en el zapato

Cristina Kirchner se ha convertido en la molestia argentina. Lo cual es un hecho positivo, en algún sentido. Desestructura la política local, obliga a nuevos alineamientos, al mismo tiempo que pone en discusión lo establecido.

CFK es la piedra en el zapato.






















La molestia que invade a los caudillos peronistas pejotistas, pero también su propia piedra en el zapato. Y la piedra en el zapato del mismo kirchnerismo.


En el único zapato donde no está es en el de Mauricio Macri. Cristina es una comodidad para el macrismo. Pero para todo el resto es una figura incómoda.

La piedra en el zapato del PJ:
El Partido Justicialista, superada la anomalía kirchnerista, volvió a ser lo que era. Un elenco de dirigentes, ideológicamente cercanos al conservadurismo popular, habituados a pararse cerca del poder. La mayoría de ellos eligió ubicarse en estos años a la sombra del macrismo, con el objetivo de plantarse como una oposición amigable. Mucho más amigable que oposición, por supuesto.

CFK es un problema para ellos. Es la dirigente peronista con más votos y predicamento popular, plantea públicamente posturas de abierta confrontación con el Gobierno. Estará en el Senado, haciendo de portavoz de la oposición más dura.

No la quieren seguir, no quieren que los conduzca pero... no pueden ni callarla ni ocultarla.

No tienen una alternativa superadora electoralmente, en ese sentido están en una situación similar a la del kirchnerismo. No hay dirigentes de peso que puedan suplantarla.

Las elecciones de octubre dejaron mal parados a la mayoría de los dirigentes pejotistas Macri-friendly.

La piedra en el zapato del kircherismo:
Cristina es la líder indiscutida del kirchnerismo. Pero también es quien establece el techo de ese grupo político. No hay dirigentes kirchneristas capaces de crecer por encima del liderazgo de su jefa en la consideración popular, para postularse a cargos de relevancia provincial o nacional.

Sólo es Cristina. Y sólo con ella un grupo político no puede plantearse como alternativa de poder. Faltan dirigentes K con peso político propio que releven a CFK de algunas misiones que terminan desgastándola, como por ejemplo la candidatura a senadora por la Provincia de Buenos Aires de éste año.

El kirchnerismo necesita que Cristina deje de ser la cara de todas las batallas.

Cristina necesita dejar de ser la cara de todas las batallas, necesita dejar de recibir bofetadas, necesita que algunas bofetadas sean recibidas por otros dirigentes de su espacio, para poder asumir otros roles, inclusive, el de mejorar su imagen en la sociedad para romper el techo de cristal que la encorseta.

Que el kirchnerismo -en el aspecto dirigentes de peso reconocidos por la sociedad- sólo sea Cristina es un problema para el kirchnerismo. Y también para Cristina.

La piedra en el zapato de Cristina:
Aunque pueda parecer una tautología, Cristina es una piedra en el zapato de sí misma. Le ha dado a su espacio político mucho, tal vez incluso más que el que se le debía demandar. Es una ex Presidenta, con apoyo popular y adhesión de alrededor de un tercio de la población. Necesita ubicarse en otro rol. 

Tal vez el de una dirigente de referencia: una voz que se escuche como orientadora.

Pero no puede buscar ese rol, ya que queda encorsetada en el día a día de su espacio político. Tiene que encargarse de cuestiones que debieran ser asumidas por otros dirigentes (si existieran...).

Cristina necesita encontrar un nuevo rol, que le asigne Justicia a su estatura dirigencial, pero no puede obligada por las urgencias de ser la única referente opositora real.

CFK es la piedra en el zapato de muchos.

Pero no está en el de Macri. Para Cambiemos es una solución a algunos problemas: necesitan que esté muy presente para oficiar de contrapeso. No se discuten las políticas públicas de Cambiemos si está Cristina.

Estando Cristina se discuten las políticas de Cambiemos en referencia al pasado, en contraste al pasado, pero no en sí mismas y respecto de los perjuicios o beneficios que traen a la sociedad.

Axel Kicillof, que no puede ser acusado de anticristinista, expresó cuando aún no estaban definidos los candidatos a octubre de 2017, que una candidatura de CFK sería funcional al macrismo.

Con el diario del lunes cualquiera gana el PRODE, pero tuvo razón.

Cristina es el actor político más incomodo de la política argentina actual, lo cual es positivo en muchos sentidos y negativos en otros.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

La bandera nacional no te saluda

Concurso Federal de RelatosLA BANDERA NACIONAL NO TE SALUDA PorPablo Torres
IlustraciónHernán Vargas Publicado originalmente en Revista Anfibia.
Para leer en el original: click acá El 20 de septiembre de 1955, mientras muchos argentinos celebraban la “Revolución Libertadora”, Nicanor Sosa se negó a izar la bandera argentina en la plaza principal del Barrio Obrero de Laprida. Crónica de un pequeño gesto heroico. Un nuevo texto finalista del Concurso Federal de Relatos: “Héroes: la Historia la ganan los que escriben”, organizado por la Secretaría de Políticas Socioculturales del Ministerio de Cultura de la Nación.


Era 1949. Nicanor Sosa, vestido con sus eternas prendas de Grafa azul, subió el último bulto al carro. Lo aseguró con una soga para no perderlo en el vaivén. Con algo de tristeza que en décimas de segundos mutó en alegría cerró el candado del rancho: ya no volvería a ser la morada de su familia. Rosa y las chicas vivirían mucho mejor. Se sentó en el pescante, pasó la mano derecha p…