Ir al contenido principal

Por qué los políticos peronistas no se unen? Dialogo.

Abel Fernández en su prestigioso Blog de Abel publica un artículo de Guido Cordero y algunas reflexiones personales. Ambas pueden ser leídas aquí.

Me sumo al diálogo entre ambos, compartiendo la lucidez de los planteos de Guido y de las reflexiones de Abel, con quienes comparto algunas cuestiones pero disiento en otras.

Mi reflexión luego de la lectura del artículo de Guido y los comentarios de Abel, es la siguiente:



Leí el artículo de Guido, también como peronista bonaerense (vicepresidente del PJ en Laprida, la ciudad donde nació Michetti pero hace una década gobernamos los peronistas) me gustaría hacer algunas respetuosas aseveraciones.

Comparto la idea de que la unidad de los distintos sectores peronistas es una ilusión, de difícil concreción, que será difícil articular un trabajo que exceda lo coyuntural. No obstante, la dificultad no nos exime como militantes de enfrentar la tarea.

Creo que el artículo contiene afirmaciones lúcidas pero se le escapan algunos hechos. Si bien los oficialismos son los que “pierden” las elecciones nacionales, esa derrota no se da en cualquier momento: se da cuando la oposición “logra” algo. Es decir, pienso que las derrotas oficialistas se dan en contextos favorables que conjugan errores oficialistas y aciertos opositores.

La pelea Menem-Duhalde y los 10 años de neoliberalismo pueden haber sido el “aporte” a la derrota del entonces oficialismo, pero se conjugó con la conformación de la Alianza (que luego sería un fiasco pero en el momento de su articulación se constituyó en una luz de esperanza).

Lo mismo ocurrió en 2015: al cansancio por la década K se sumó que el macrismo logró articular un frente que incluyó la estructura de la UCR y a Carrió, entre otras fuerzas menores. Sería política-ficción pero el triunfo de Macri por una ventaja del 3 % sobre Scioli, tal vez no hubiese ocurrido sin la confluencia de la estructura y los residuales votantes radicales, entre otros.

Respecto de la fracción peronista en todo gobierno, Cambiemos también la tiene. Tal vez no en figuras de peso a nivel nacional, pero sí en las segundas líneas (Monzó, por ejemplo) y en abundante cantidad en las segundas líneas de todos los ministerios de los gobiernos nacional y bonaerense.
La diversidad ideológica del peronismo, los intereses de sus dirigentes, la antigüedad y riqueza del movimiento han hecho (y harán) que peronistas haya en todos los gobiernos, con lo cual no es un tema que pueda frustrar una articulación política. Lo que hay que sumar, coincido con Abel, es los votantes de los distintos sectores peronistas (los pobres que votaron a CFK, los de origen trabajador pero en mejor situación económica actual, que votaron al Massismo o al Randazzismo, entre otros).

Guido dice que las oposiciones esperan el momento de la caída del oficialismo “atomizándose y procurando mantener a su alrededor la mayor cantidad de voluntades posibles”. Respecto del segundo aspecto (el procurar mantener la mayor cantidad de voluntades) es lógico que sí, pero retorno a ejemplos anteriores para descreer de la atomización: Cambiemos fue un agregado, no una atomización; la Alianza en 1997 también sumó en lugar de atomizar.

Por supuesto que estas afirmaciones no contradicen lo central del artículo de Guido. La ilusión de una articulación política que pueda derrotar al macrismo en 2019 todavía es sólo eso, una ilusión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

Los hechos

Cuento.
Los meros hechos fueron estos: mientras trabajan Peralta y Álvarez Campos discuten. El motivo de la discusión lo desconocemos. El peón dice, como para sí mismo pero en voz alta: “lo voy a matar”, lo sabemos porque uno de los camioneros escuchó eso. Que dijo “lo voy a matar” es también un hecho. Caminó los cincuenta metros hasta la casa y regresó armado. Al verlo, los dos camioneros trataron de disuadirlo. Era tarde. El patrón le dijo: “…pará Peralta”, también era tarde para eso. Peralta no paró: disparó, a quemarropa, sólo una vez. Fue suficiente. Desandó el camino hasta el rancho, entró y esperó hasta que llegara la policía.
Esos fueron los hechos.
Debieran alcanzar para juzgar la situación, pero no la explican demasiado. De tan simples se vuelven complejos. Gaztambidelos describe como si fueran transparentes: dice que los hechos son apenas esos. No hay lugar para especulaciones, piensa Gaztambide. Peralta y su patrón discuten a metros del rancho de propiedad del segundo que oc…