Buscando la creación del "Peronismo Blanco"



En estos días comenzaron los re-acomodamientos al interior del peronismo, lo cual incluye el tradicional PJ, el kirchnerismo no peronismo y el peronismo que hoy está fuera del PJ (Massa).
Lógicamente estos tres grupos no son compartimentos estancos: sectores del PJ se están comunicando con sectores del peronismo no PJ (recordar la reunión Massa-Urtubey-Bossio) y sectores del kirchnerismo no peronista se vinculan con sectores del PJ. No hay (que se sepa) vinculos entre sectores K y los grupos de Peronismo no PJ, no extrañará que aparezcan en algún momento.
A esto se le suma la intromisión (negada por el Jefe de Gabinete Marcos Peña) del PRO en la interna peronista. El mismísimo Presidente Macri, en Davos, postuló a Sergio Massa como un futuro jefe del peronismo.
Una especie de definición pensando en el futuro cercano: Macri no parece dispuesto a sacrificarse por mucho tiempo más (prefiere las vacaciones y que gobiernen otros, a tener que atenerse al ritmo que demanda ser Presidente de una Nación). Macri no es demasiado apegado a su propio partido. Recordemos que antes de definir la creación del PRO, trató de ingresar por la vía PJ, a través de su amigo Ramón Puerta.
Macri necesita que sus intereses, y los de quienes él defiende, trasciendan a su gobierno, y Massa parece ser la mejor alternativa. Una especie de menemismo tardío, donde se vacía al peronismo de sus potencialidades transformadoras y se le inyecta el componente neoliberal.

No obstante, los deseos de Macri de instaurar un “peronismo blanco”, chocan en parte contra sus acciones de gobierno. Su discrecional definición de otorgarle más fondos de coparticipación a la CABA, con la excusa del traslado de la Policía Federal, generó una unión de los gobernadores peronistas, que se sintieron perjudicados por la medida.
En el mismo sentido oficia el “cierre del Congreso”, las voces dialoguistas provenientes del peronismo en el PRO, como Emilio Monzó, sintieron un retroceso en su capacidad de diálogo con los peronistas más proclives a la charla.

Por ahora, los deseos del macrismo se ven obstaculizados por algunas de sus acciones, pero no sabemos si continuará siendo así.

Veremos cómo evoluciona la creación del peronismo blanco en los próximos días.

El kirchnerismo no peronista también tiene un grave problema: no aislarse del PJ y convertirse en un nuevo FREPASO.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.