Anotación 2. BISNIETOS, hijos de los nietos recuperados.

En mi cuaderno de investigación voy anotando cuestiones que rondan mi cabeza mientras realizo el borrador del proyecto. Esta es la segunda anotación.


La verdad.

En el esbozo del proyecto de investigación advierto que hay constantes que me parece importante señalar. No son muchas, pero hay algunas. Una es fuerte, muy fuerte. Aparece en todos los testimonios. Es la verdad.
Leo el discurso de Juan Cabandié aquella tarde en la ESMA. Dice: “la verdad es libertad absoluta, y como queremos ser íntegramente libres necesitamos la verdad total”.

He leído y escuchado testimonios de nietos recuperados, fiscales, abuelas, familiares. Con muchas dudas al principio, cuando aún no se sabía bien qué hacer al hallar un niño apropiado; con más certezas después, cuando la construcción y el trabajo de las Abuelas ya llevaba recorrido un amplio trecho. Todos dicen que lo mejor es la verdad.
Y la emparentan, como Juan en la frase de su discurso que transcribí aquí, con la libertad.
Tal vez hay allí alguna marca dejada por la cultura judeo-cristiana, pienso en aquél Jesucristo que dicen dijo: “la verdad los hará libres”.
Quizás no tan libres, pero un poco menos esclavos de la mentira que muchos de los nietos restituido intuían cuando no se sentían cómodos en el lugar donde se hallaban.
Hay allí un punto que los nietos recuperados, como padres, seguramente transmitirán a sus hijos. Aún no llegó el momento de entrevistarlos, pero estoy convencido de que ninguno de ellos sometió a sus propios hijos, al conocer la novedad de la restitución y el cambio de identidad, a un proceso tan doloroso como el de perpetuar la mentira.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.