Las PASO con voto voluntario favorecen al aparato del clientelismo.

Leo aquí que "el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez, encargado de la elaboración del proyecto de ley de reforma electoral, afirmó hoy que se analiza enviar al Congreso la modificación de la ley de Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), para que pasen a ser optativas".

El principal argumento que el Gobierno esgrime tiene que ver con la repetida asistencia a las urnas que los ciudadanos debieron cumplir durante 2015, donde en algunos distritos votaron en 3, 4 o 5 ocasiones.

Al parecer el voto es más una molestia que un derecho por el que tantos argentinos debieron luchar durante años. Parece que el Gobierno está interesado en ahorrarle al ciudadano la "molestía" de tener que concurrir a las urnas para elegir democráticamente a sus gobernantes.

Así, si las Primarias Abiertas y Simultáneas dejaran de ser obligatorias, quienes no deseen ejercer su derecho al voto podrán "ahorrarse la molestia" de concurrir un domingo a emitir su sufragio.

Como argumento a favor de la eliminación de la obligatoriedad parece liviano. Incluso contiene cierto tufillo anti-política, que tal vez calza bien con el actual oficialismo que mira a los militantes como sospechosos, confía en los CEO's para conducir ministerios y, quizás piense, que el voto es una molestia que los ciudadanos agradecerán evitarse más preocupados en aprovechar un fin de semana para descansar que para elegir el futuro propio y de su descendencia.

Diría que el argumento a favor (que en este caso es también el argumento PRO) es endeble. Si es así, ¿qué argumentos hay en contra de esta medida?.

Copio un párrafo de mi libro "De políticos, punteros y clientes":
"Cuando el voto es voluntario una nueva variable influye en el resultado electoral: la cantidad de personas que sufragaron. El puntero no tiene certeza sobre a quién votan sus clientes, pero sabe perfectamente si concurrieron o no a las urnas. Y podrá actuar a partir de esa información certera. Quien no votó quedará marginado de las prestaciones de la red.
'En sistemas en los que el voto es voluntario, la concurrencia a votar es a menudo la clave del triunfo y la concurrencia es más fácilmente controlable que la propia votación. De acuerdo con asesores de campaña que entrevistamos en Argentina, entregar bienes e incluso comprar votos es una práctica común en las ‘internas’ partidarias, donde la concurrencia es crucial y se sabe ex post quien fue a votar. De acuerdo con estos asesores, se entregan bienes y dinero a posibles votantes en elecciones muy parejas y en comunidades pequeñas. En estas puede ser más fácil usar redes sociales para obtener datos sobre como la gente votó' (Brusco y otros;2002).
El voto voluntario, al posibilitar el control de la concurrencia, es un elemento que el clientelismo denso utiliza eficientemente en las internas partidarias". 
Es decir, en una elección voluntaria, como serían las Primarias Abiertas y Simultáneas (no Obligatorias) que plantea el Gobierno de Macri, el aparato clientelar recupera el peso que perdió durante las PASO. Así como es casi imposible saber con certeza a quién votó un ciudadano, es sumamente controlable saber quién votó y quien no concurrió a la votación. Más aún, aparatos aceitados pueden hacerlo durante el mismo día de los comicios. Así pueden ir peinando los padrones de quienes ya concurrieron a las urnas y generar un esquema de visitas a los que aún no han asistido, utilizando la presión para que concurran. Si eso ocurriera, el voto no sería obligatorio, pero tampoco libre.

Con el argumento de evitar "la molestia" de votar el gobierno está generando un esquema que otorga más poder a los viejos aparatos clientelares, otorgándoles más capacidad de control sobre el votante. Con la excusa de hacer más moderno y libre el voto, se retrocede en el esquema electoral argentino.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.