"Votos, Chapas y Fideos" comentario de Guillermo O'Donnell



El siguiente es el comentario que abre mi libro "Votos, Chapas y Fideos: clientelismo político y ayuda social" (De la Campana, 2001) que tuve el honor de que me escribiera uno de los politólogos más importantes de América: Guillermo O'Donnell.

"Comienzo por una pequeña historia. Hace unos meses recibí un correo electrónico en el que un desconocido –el autor de este libro- me adjuntaba su tesis. A pesar del malhumor que suele provocarme recibir mensajes no solicitados, sobre todo cuando son acompañados por voluminosos adjuntos, decidí darle una rápida mirada a ese texto. Pronto capturó mi vivo interés. Terminé la lectura persuadido de que se trata de un texto tan importante como meritorio. Me di el gusto de hacer saber la opinión al autor y de agregar que me parecía que es un texto que claramente merece publicación. Me alegra, entonces, que Torres haya pulido esa tesis y producido el libro que aquí comento.

            Las razones de mi entusiasmo son varias. Una, simplemente, que se trata de una excelente investigación, hecha con gran cuidado metodológico, muy bien planteada y conciente de los límites de las inferencias que autoriza el material recopilado y analizado. Otra razón es que este libro ilumina un tema tan importante como poco y generalmente mal estudiado, el clientelismo. Para ello Torres comienza con una lúcida discusión de la literatura sobre el tema, nacional e internacional, que lo muestra en pleno comando de la misma. Una tercera razón, aún más significativa que la anterior, es el notable sentido del balance y proporción que el autor muestra en sus análisis y conclusiones. A Torres, evidentemente, le importan mucho el tema, la pequeña ciudad pampeana y la gente involucrada en el mismo. Gracias a esto y a su talento nos permite entender las motivaciones y las acciones de esos actores en dicha ciudad. Torres no los juzga; los entiende, nos ayuda a entenderlos y en buena medida los explica. Pero, y esta es una cuarta razón, el autor sabe salir del nivel micro de sus datos para sacar conclusiones severamente críticas, y muy bien argumentadas, acercas de las negativas consecuencias del clientelismo sobre la plena vigencia de la ciudadanía. Una quinta y final razón es que este libro está muy bien estructurado y escrito –el análisis y los relatos fluyen claramente y lo mantienen a uno permanentemente interesado.

            Claro está, este es un estudio de caso. Como tal, como todo caso, tiene particularidades muy específicas que el autor, dicho sea de paso, se encarga escrupulosamente de señalar. Otro tipo de ciudad (o medio rural), o de partido gobernante, o de intendente probablemente generarían especificidades diferentes a las que leemos en este libro. Pero, por otro lado, y este es el gran mérito de un excelente estudio de caso, el presente revela prácticas modales (mecanismos típicos) y consecuencias agregadas que no sólo son verosímiles en general sino que también, y sobre todo, abren fructífero paso a comparaciones con, y a investigaciones sobre, otros contextos sociales. De esta manera –y esta es la síntesis de la alegría que menciono arriba- Torres no sólo nos cuenta una historia que valía la pena contar; también hace una importante contribución al tema general del clientelismo y sus muy complicadas relaciones con la ciudadanía y la democracia.

Finalmente, no resisto mencionar mi admiración por el autor –a quien aún no he tenido el gusto de conocer personalmente. Este valioso libro es resultado de una vocación admirable. Con poquísimos recursos (salvo los personales, que yo sepa) para llevar a cabo esta investigación y –menuda tarea- escribir la tesis y luego este libro, con evidente vocación de autodidacto que ha ido mucho más allá de sus estudios formales, con evidente amor por “su” gente y, por cierto, con saludable rabia por no pocas cosas, Torres ha producido un libro que reúne tres grandes méritos: uno, cumple los requisitos de excelente producción en las ciencias sociales; dos, en contraste con algunos textos que reúnen la anterior condición, no se ocupa de llenar por llenar un vacío en la literatura, sino de desentrañar un importante y difundido problema; y, tres, la buena teoría que produce no desaloja los seres humanos que viven en los pequeños y grandes dramas que este libro despliega.

            Recomiendo con entusiasmo la lectura de este libro. Asimismo, lo recomiendo como un texto que será de utilidad ejemplar para diversos cursos de metodología cualitativa, por el trabajo de campo efectuado, por la clara auto-conciencia metodológica del autor y por la forma en que extrae muy interesantes y verosímiles conclusiones de su material empírico".

Guillermo O'Donnell
Universidad de Notre Dame
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.