Cuando las imágenes son la Justicia, según Michetti.

El tweet que acompaña este post (leer imagen) es mi coterranea Gabriela Michetti, vicepresidenta de la Nación. Dice textualmente: "Tema Lázaro Báez detenido: las imágenes fueron contundentes. Nunca le vamos a decir a la justicia lo que tiene que hacer".

Primero voy a aclarar que me parece muy bien que metan en cana a cualquiera que haya robado. Se llame Lázaro Baez, Pirulito o Macri. Me parece perfecto, si choreó que lo encanasten.

Pero luego analizarè un poquito el preocupante mensaje de la Vice, que nos tiene acostumbrados a decir lo que pasa por dentro de su cabeza, con lo cual nos permite descubrir cosas interesantes.


"Las imágenes fueron contundentes". Si, fue contundente ver un tipo esposado. ¿Qué prueba la contundencia de las imágenes?. ¿Prueba que es culpable?. Olvidemos a Bàez. Cualquier tipo esposado da una imagen contundente. Dos tipos contando fajos de dinero, dan sensación de que chorearon. Pero... la Justicia se mueve por hechos, no por sensaciones. ¿Pero prueba algùn delito?. La Justicia estudia los casos, los analiza, evalúa pruebas y luego dictamina: culpable o inocente. Pero no dictamina por imágenes.

Me parece que Michetti dice lo que piensa y de esa forma transparenta una forma de mirar las cosas que tienen ella y sus correligionarios: miran la imágen y no la realidad. Confìan más en el marketing y la comunicación que en los hechos que realmente suceden.

Repito que vayan presos todos los chorros, pero no juzguemos imágenes. No hay imágenes de Videla asesinando a ningún argentino. ¿Eso lo hace menos contundente?. No hay ni habrá imágenes de Mauricio Macri fugando fondos. ¿Eso implica que es inocente?.

Marketing no es Justicia. Si la Vicepresidenta y sus amigos piensan que las imágenes prueban los hechos, tendremos una Justicia que sólo penalizará a ladrones de gallina, porque nunca tendremos imágenes de los delitos que cometen los poderosos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.