El 13, la herencia recibida y la corrupción.




Las tapas de los diarios Clarin y La Nación de hoy aprovechan la detención de Jaime (si afanó muy bien que vaya en cana) para batir el parche con la Corrupción K, preparando el clima para el día 13, donde Cristina deberá concurrir a Tribunales. Tal vez ese mismo día quede detenida (o tal vez 14 días después).

Abel Fernandez hace aquí un lúcido análisis sobre la relación corrupción y política, que les sugiero leer, lo cual me exime a mi de mayores comentarios, ya que Abel lo escribió mejor y más inteligentemente.

La posible detención de Cristina y sus efectos políticos son un hecho sobre el que debemos reflexionar. Algunos dicen que Cristina reforzará su imagen a partir de eso, otros creen lo contrario. A mí me parece que la desgastará en un clima donde los medios concentrados batirán el parche para esmerilarla, que ese es el objetivo real de meterla en cana. Como lo es con Lula en Brasil.
El otro día Pedro Brieger (futuro expulsado de la Tv Pública macrista) citaba aquí a Charliton Machado, el presidente del PT de Paraiba, diciendo:Lula preso se convierte en un héroe, muerto se convierte en un mito, vivo es presidente. Puede que sirva para Lula, tengo mis dudas si una detención hará de Cristina una heroína.

No hay dudas que un tercio de la población adhiere a las políticas del kirchnerismo. Esa minoría intensa, si detienen a su Jefa se volverá más intensa. Lo cual no deja de ser una buena noticia. El 30 % no alcanza para ganar una elección, pero es una base sólida que se sostendrá durante estos años a la espera de construir nuevas coaliciones sociales que le permitan recuperar el poder.

La corrupción pareciera ser una de las patas de la herencia recibida. Sobre este punto quiero mencionar un dato: la “herencia recibida” está puesta en discusión. Los macristas la usan para justificar sus desaguisados de estos meses, nosotros los K para mostrar que el Proyecto Nacional llevó adelante un gran gobierno en beneficio de las mayorías.

Que la herencia recibida esté en debate es una buena noticia. Es casi un dato que muestra que el gobierno kirchnerista fue bueno. Porque en otras ocasiones la herencia no se debatía por una simple razón: el 100 % de la población la consideraba nefasta, no era ni siquiera necesario discutirla. ¿Quién discutiría la herencia económica de Alfonsín o la de De la Rúa?.

La herencia de Néstor y Cristina sí requiere discusión, porque buena parte de la población la considera positiva, entonces el Gobierno necesita ponerla en cuestión. Que deba ponerla en cuestión, es un pequeño logro de nuestro lado.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.