Nos critican por nuestros errores, pero nos combaten por nuestros aciertos.

La transferencia de ingresos de los sectores populares a los poderosos económicamente hablando durante estos 4 meses del gobierno de Macri ha sido espectacular. Devaluación del peso, quita de retenciones a las agropecuarias y a las mineras, despidos en el sector público y privado para bajar el precio de la mano de obra y disciplinar a los sectores populares, inflación y endeudamiento son algunas de las medidas que efectivizan esta transferencia.



Pero los medios corporativos baten el parche con la corrupción kirchnerista, amplificando medidas "ad hoc" generada por jueces amigos (del Gobierno). La construcción del relato macrista necesita una mística que no encuentra en la economía. El macrismo no construirá su mística diciendo que los ricos tienen más plata. No sirve eso para generar un movimiento en su favor. Por eso apela a los temas de corrupción que sirven de excusa a una clase media tinellizada para sus ganas de "creer" (todavía) en este proyecto. El macrismo acumula a partir del odio de clase hacia "los negros" que vivieron mejor durante los 12 años kirchnerista. Pero como no es políticamente correcto decirlo. Se viste de un ropaje ético y moral, de crítica a la corrupción.

Digamoslo: nadie al que le importe la decencia vota a Macri. Es una contradicción. Macri todo es la corrupción. Franco Macri creció desde la nada merced a prácticas corruptas. Mauricio, se hizo a su lado. Y todos los argentinos lo saben. O sea: si votás Macri, en el fondo, la corrupción te importa un carajo.

Una aclaración que siempre hay que hacer por si algún gorila lee esto: no avalo corruptos, todo el que choreó que vaya en cana. Sea K o macrista.

Pero como discurso sirve. Para la discusión en la peluquería sirve. Te vestís de ética. Y criticás a los K por chorros, aunque lo que te molestó no fue el "choreo" sino que los negritos vivieron mejor.

John William Cooke lo decía: "al peronismo lo critican por sus errores, pero lo combaten por sus aciertos". Al Kirchnerismo, también.


Mis notas en Revista Anfibia, leelas en estos link:

* MENOS ESTADO, MÁS CLIENTELISMO: acá
* LA BANDERA NACIONAL NO TE SALUDA: crónica finalista del Concurso Héroes del Ministerio de Cultura de la Nación, acá
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

El voto de los ignorantes

Cartoneros bien calzados.