¿El macrismo es planero?

Durante algunos años el sector más retrógrado y reaccionario del PRO y parte de la clase media tilinga han llamado a quienes recibían la Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros programas estatales "planeros".

Un término que remite a una mirada desde "arriba de la escala social" hacia personas con carencias económicas. Mirada peyorativa y cargada de etnocentrismo. Los que enuncian la palabra "planeros" nunca son haraganes, aunque no trabajen, ni viven del Estado, aunque perciban subsidios cientos de veces mayores que una embarazada que cobra la AUH. Por el contrario, los llamados "planeros" -desde esa visión etnocéntrica y de clase- son haraganes aunque se rompan el lomo trabajando en negro y siendo explotados por los mismos que les ponen la etiqueta.

Ernesto Sanz, el entregador del radicalismo a Macri, dijo que el dinero de la AUH se iba por la canaleta del juego y de la droga. Podríamos tomarlo como símbolo de este prejuicio.

Ahora en sus primeros seis meses como Presidente, Macri amplió la cobertura de la Asignación Universal por Hijo, las cooperativas Argentina Trabaja y el Programa Ellas Hacen, por su parte, continúan. Celebramos estas medidas.

Me pregunto: si el kirchnerismo era "planero" por la AUH y las cooperativas, el macrismo que las continúa también lo es?. ¿Hubo una revisión de estos programas creados por el anterior gobierno? ¿O hay una autocrítica por parte del gobierno actual respecto de los sectores más pobres de la sociedad que antes consideraban haraganes y planeros?.

No escuché ni revisión, ni autocrítica alguna, motivo por el cual debo presumir que continúan teniendo la misma visión respecto de los beneficiarios de las políticas sociales. Dejo planteada una duda que tendremos que ir analizando en los próximos meses: ¿Por qué continúan con estos programas sociales entonces?.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.