Macri, el buen alumno de Durán Barba


Se ubica detrás del atril de Presidencia, utiliza un tono de voz que está muy lejos del suyo propio. Les habla a los argentinos con una voz "duranbarbizada". Evita sus particulares chistes cancheros. No quiere ser soberbio. No da cifras, sólo una (que de noviembre a febrero se crearon 60.000 puestos de trabajo) que adicionalmente es falsa, ya que los puestos de trabajos creados son estacionales.


Retrocede, pero no cambia de rumbo. Es fiel a su política del "si pasa, pasa". Apela a la "herencia recibida" como excusa. Se pone fuera de todo: los gobernantes de los últimos 14 años, su padre, el Ministro Aguad... la culpa es siempre de otro que no es él, Mauricio.

Salió tarde a explicar lo del Correo, y al salir quedó en claro una cosa: no tenía cómo explicarlo.
Cuando recibió preguntas incómodas, forzó una sonrisa. Esbozó un chiste, pero apenas. Explicó que las cosas cambiaron... porque él da una conferencia de prensa. Es decir, apeló a lo anecdótico para explicar lo profundo.

Ahí atrás estaba Duran Barba y Mauricio, que es un buen alumno, cumplió con todas sus recomendaciones. Los que le creyeron, estaban decididos a creerle dijera lo que dijera. Se morían de ganas por creerle. Los que lo escucharon saben que eso es Macri, no mucho mas.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.