Ir al contenido principal

Caen las expectativas en el gobierno de Macri, según encuesta de Aresco.

Numerosos comentaristas se centran en los posibles resultados electorales que anuncian las encuestas y en la imagen de dirigentes. Como ya hay suficiente de eso, creo que es necesario mirar algunos otros datos que aparecen en los sondeos que pasan desapercibidos por la cantidad de números que nos tapan.

En este caso es una Encuesta de Aresco, la consultora de Federico Aurelio, que sondeó en los días 20 y 21 de febrero pasados, luego del caso Correo Argentino y de la fallida baja en el aumento a los jubilados.

Febrero fue el mes en que el humor social cambió. Hasta ese mes las encuestas señalaban una leve pero persistente caída de la imagen de Macri y su gobierno pero un mantenimiento de las expectativas favorables por parte de la población.

Ya no es así.

Aquí tomamos tres cuestiones puntuales. Son las siguientes:


1. Evaluación de la situación económica personal desde la Asunción de Macri:

Como se observa en la imagen de arriba el 47.3% de los encuestados dice que está peor y el 20.7% dice que está igual de mal. En otras palabras, el 68% de los consultados dice que está igual de mal o peor su situación económica. Quienes sienten que siguen mal o han empeorado son 7 de cada 10 encuestados. Un número contundente,

2. Evolución del grado de corrupción que existe en el actual Gobierno Nacional:

La corrupción (junto a la herencia recibida) fue el principal caballito de batalla del gobierno de Macri durante 2016, pero parece que comienza a tomar del mismo remedio.
Para el 23.7% de los encuestados existe un alto nivel de corrupción en el macrismo, en tanto que otro 39.1% califica el nivel de corrupción como muy alto. Si sumamos el 62,8 % de los encuestados ve un nivel de corrupción alto o muy alto, esto es casi 7 de cada 10 encuestados. El caso del Correo, sumando a los anteriores de Panamá Papers, Odebrecht, y varios más han empezado a calar en el ánimo de los ciudadanos.

3. En qué medida el Gobierno Nacional comete errores:


Fue difícil durante la campaña electoral no escuchar a Macri, Vidal o cualquiera de los macristas mencionar la palabra "equipo" varias veces en todos los reportajes. Parecía que formar un equipo era un objetivo en sí mismo, como si no fuera un medio para el fin de gobernar.
Para los ciudadanos se habló mucho de equipo, pero no parece estar funcionando el "mejor equipo de los últimos 50 años". Por lo menos en la encuesta el 37.5% de quienes fueron consultados manifiestan que el Gobierno comete errores en muchos casos, los que se pueden sumar a otro 36.3% que dice que los errores se cometen en "bastantes" ocasiones. En la sumatoria, el 73.8% de los encuestados dicen que el gobierno comete errores en bastantes o muchas ocasiones. Más de 7 de cada 10 encuestados lo ven de esa forma.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

Los hechos

Cuento.
Los meros hechos fueron estos: mientras trabajan Peralta y Álvarez Campos discuten. El motivo de la discusión lo desconocemos. El peón dice, como para sí mismo pero en voz alta: “lo voy a matar”, lo sabemos porque uno de los camioneros escuchó eso. Que dijo “lo voy a matar” es también un hecho. Caminó los cincuenta metros hasta la casa y regresó armado. Al verlo, los dos camioneros trataron de disuadirlo. Era tarde. El patrón le dijo: “…pará Peralta”, también era tarde para eso. Peralta no paró: disparó, a quemarropa, sólo una vez. Fue suficiente. Desandó el camino hasta el rancho, entró y esperó hasta que llegara la policía.
Esos fueron los hechos.
Debieran alcanzar para juzgar la situación, pero no la explican demasiado. De tan simples se vuelven complejos. Gaztambidelos describe como si fueran transparentes: dice que los hechos son apenas esos. No hay lugar para especulaciones, piensa Gaztambide. Peralta y su patrón discuten a metros del rancho de propiedad del segundo que oc…