Cristina no debería ser candidata, pero...

Cristina no debería ser candidata, pero…

Uno de los secretos electorales mejor guardados (tal vez ni ella misma lo haya decidido) tiene que ver con la posible candidatura de Cristina Fernández de Kirchner a la senaduría por la Provincia de Buenos Aires. Las encuestas la marcan como encabezando la contienda, el PRO no tiene candidatos taquilleros en Provincia (salvo Elisa Carrió que aparentemente competirá por la CABA) y el massismo está complicado por la polarización electoral entre el macrismo y el kirchnerismo.

En mi opinión Cristina no debería ser candidata, tiene más para perder que para ganar en la elección bonaerense. Aclaro que lo digo desde la adhesión política al kirchnerismo y su figura como conductora. Si triunfa en la elección legislativa además de un puesto de Senadora que no necesita, no mejorará en nada su situación política ni personal. En cambio, si pierde, el peronismo bonaerense tomará otros caminos, alejados de las ideas que el peronismo k implementó durante los 12 años de mandato.

Cristina, sin jugar en las próximas elecciones, puede seguir siendo la referencia para un porcentaje nada despreciable de la ciudadanía. Referencia que incluso puede aumentar, a partir de que la experiencia macrista se vaya deteriorando.

Ahora, el problema de que no juegue Cristina es la ausencia de candidatos confiables para que defiendan las ideas de lo que podemos llamar kirchnerismo o peronismo de centroizquierda.

Sin contar a CFK, los otros tres candidatos peronistas instalados son Sergio Massa, Florencio Randazzo y Daniel Scioli.

Massa está afuera del Partido Justicialista y pertenece a un dispositivo político alejado del campo nacional y popular, más cercano a la derecha, es parte del dispositivo de los poderes fácticos. Aclaro: decir esto de Massa no implica decirlo de todo el massismo.

Florencio Randazzo está dentro del PJ, pero todo hace pensar que también es parte del dispositivo de los poderes fácticos, cercano a la derecha peronista. Nadie sabe con certeza dónde está Randazzo ideológicamente, lo cual lo hace no confiable para los que reivindican los últimos 12 años de gobierno peronista, del que también Randazzo (como Massa) fue parte.

El último candidato medianamente instalado es Daniel Scioli, al que nadie puede reivindicar como un peronista k, pero que se alineó bien a Cristina en estos meses de gobierno macrista. No obstante las encuestas son impiadosas con Scioli, presentándolo con uno de los políticos con peor imagen, lo cual difícilmente lo transforme en un candidato potable para las próximas elecciones.

En otras palabras, si no conviene que Cristina sea pero las alternativas no forman parte de nuestro dispositivo, tenemos un gran problema. ¿Es posible “inventar” un candidato/a a tan pocos meses de las Primarias?. No lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que la misma CFK no acertó mucho con sus inventos electorales. Recordemos que Martín Insaurralde (que luego tomó posturas alejadas del universo k) fue el candidato designado por Cristina para las legislativas de 2013, siendo derrotado. Lo mismo que Daniel Scioli lo fue para las últimas presidenciales.

Cristina no ha demostrado buen ojo en elegir candidatos, así como el proyecto no logró generar nuevos candidatos a la sombra de Cristina.

Comparto la postura de Axel Kicillof en el sentido de que la polarización macrismo vs kirchnerismo es una estrategia del Gobierno, y que jugar a Cristina implica en parte ser funcional a esa estrategia del adversario político. En ese sentido postulo mi tesis de que no debería ser candidata, pero... no hay muchos nombres confiables en el horizonte peronista.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.