La marcha del 1A: ¿buena noticia para nosotros?

La política no es una competencia de marchas o concentraciones. Las marchas sirven, tienen la utilidad de conformar el colectivo, mostrarle a los demás que no sos poca cosa, definir consignas, entusiasmar a los militantes, mostrarle al adversario que debe corregir errores. A veces muestran fortalezas, otras debilidades.

El macrismo hizo una marcha importante para sus antecedentes. Si se la compara con otras marchas de este mes de marzo o con concentraciones de respaldo a la ex Presidente Cristina Kirchner, fue una marcha menor. Pero repito, para el macrismo fue una marcha importante.

Es cierto que la hizo en la ciudad de Buenos Aires, donde está su electorado más fiel, con lo cual era fácil moverse, por eso no necesitaron micros. Y también que la concurrencia fue mayoritariamente de gente tirando a veterana y con recursos económicos propios como para moverse. Eso explica la no necesidad de micros, que el propio Macri esgrimió como virtud. La otra virtud declamada fue la ausencia de choripanes...

¿Se envalentonó Macri con la marcha? Al día siguiente concurrió con Angelici, su operador judicial, a un acto de Boca Juniors. ¿Qué habrá pensado Lilita de esa actividad? ¿La está provocando?

Los manifestantes del sábado 1 de abril lo hicieron por "la democracia". Curioso. Como dije eran mayoritariamente gente de edad, digamos de 50 para arriba. Los más grandes con formación de derecha. Curioso digo, que la derecha que apoyó y dio sustento civil a todos los golpes militares desde 1930 a la fecha, esté ahí defendiendo "la democracia", que en su imaginación es atacada por el peronismo, los laburantes y los sindicatos. Curioso, porque el peronismo, los laburantes, los sindicatos son los que pusieron las víctimas en las mesas de tortura cuando los hoy "democráticos" daban golpes de estado.

Los que pusieron ministros, embajadores e intendentes a cuanta dictadura vivió Argentina acusan de querer darles un golpe a los que pusieron los muertos. El golpe, demás está decirlo, está sólo en su imaginación.

Si Macri y el PRO se envalentonaron veremos cómo procesan esa súbita valentía. Ya sabemos que no puede hacerse política con la autoestima baja, pero tampoco se acierta mucho políticamente cuando se sobreestima y se vive en una burbuja que no tiene mucho que ver con la realidad. La marcha fue una buena noticia para el PRO, el problema para ellos es que tal vez también haya sido una buena noticia para nosotros.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El voto de los ignorantes

Las cajas navideñas de María Eugenia Vidal o el retorno a las zapatillas de Ruckauf

Cartoneros bien calzados.