El voto de los ignorantes

Vivo en Laprida, provincia de Buenos Aires. El mismo pueblo donde nació la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti. El mismo donde el domingo pasado en la categoría de Senadores Nacionales triunfó la boleta de Unidad Ciudadana, con Cristina Kirchner a la cabeza.

Esas dos cuestiones, ser el lugar de nacimiento de la vicepresidenta y que haya
triunfado el peronismo en un pequeño pueblo de la pampa húmeda, prácticamente único triunfo peronista en varios cientos de kilómetros a la redonda, como puede observarse en el mapa adjunto, nos pusieron en foco.

En la página de facebook de nuestro grupo de trabajo publicamos este mismo mapa, con la tristeza de ser el único distrito del centro de la Provincia en que el peronismo ganó, pero también con el orgullo de que hayamos sido nosotros, el grupo de militantes peronistas de Laprida, los que posibilitamos ese triunfo extraño en el interior bonaerense.

Pero la reflexión viene desde otro costado. Debajo de este mapa, en la página oficial de nuestro grupo político un productor agropecuario puso: "qué manga de ignorantes como votan a una chorra".

Uno podría hacer disquisiciones comparando la moralidad de CFK y la de Mauricio Macri, pero no se trata de eso, sino de comentar la soberbia de alguien que se atreve a poner en la página oficial del partido político triunfante, para que lo lean los simpatizantes de esa causa, que su voto ha sido de ignorantes.

¿Existen los votos de ignorantes y de cultos? Parece que la derecha, que no ha leído mas que un par de libros en la escuela secundaria, cree que si. Que cuando el pueblo vota como ellos ejercita el libre albedrío y cuando vota distinto es porque fue manipulado, comprado, engañado, o simplemente, por mera ignorancia.

Una candidata a diputada hizo una evaluación parecida. Le llamó la atención el voto en Laprida por CFK, porque en Laprida no es como en el conurbano, en nuestro pueblo se vota con libertad. ¿Cómo alguien que vota con libertad puede votar al peronismo? Sólo si se trata de un ignorante, un comprado o uno que defiende un interés menor.

Lo cierto es que estos sectores debieran pensar que la definición de un voto es algo muy complejo. Y que muchos votamos a partir de nuestra ubicación en la escala social, porque vemos el mundo de manera distinta, porque una cosa es votar desde las botas de un latifundista y otra, muy distinta, desde las alpargatas de un peón de campo, de un changarín, de un empleado en negro.

Ni es ignorante el rico que vota a Macri, ni lo es el pobre que vota al peronismo.

Pensar que sí lo son es un gesto de arrogancia, de soberbia, de autoritarismo, de falta de vocación democrática. Hay ignorantes que votan a Macri y otros que votan a Cristina, pero ninguno de ambos colectivos son totalmente ignorantes.

El macrismo es particularmente afecto a quejarse de la grieta, y acusar al peronismo de ser quien la agranda. ¿Calificar de ignorante a quien vota a un partido político legalmente constituido no agranda la grieta? ¿Descalificar al que vota distinto no es un acto de violencia?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La emperatriz Mariú o la destrucción de las autonomías municipales

Cartoneros bien calzados.