Ir al contenido principal

¿La herramienta obsoleta? Preguntas sobre el peronismo

El peronismo nació raro. Ganó sus primeras elecciones presidenciales sin siquiera ser un partido. Después armó uno, pero ya en el gobierno y con carácter de "herramienta electoral".

El peronismo fue un movimiento. El partido era sólo eso, una herramienta, que se utilizaba para participar de las elecciones. Se ponía en funcionamiento un mes antes de los comicios y se desactivaba el día después.

El caracter movimientista del peronismo hacía referencia a su amplitud ideológica. Desde la derecha nacionalista a la izquierda armada, tuvieron lugar bajo el paraguas de lo que se llamaba "el peronismo".

Después vendría Laclau a definirlo como un "significante vacío". Depende quién condujera el líquido se amoldaba al envase. Acompañando a Menem con la aplicación de políticas neoliberales o a Kirchner con un retorno opuesto a esas políticas.

El mismo Perón, en un reportaje a la televisión española, bromeaba con su habitual picardía sobre la heterogeneidad del peronismo. El periodista preguntaba por el arco ideológico argentino, y Perón respondía que había una pequeña derecha, un grupo de centro derecha, una amplia centro izquierda y un sector de izquiera, sorprendido el periodista repreguntaba: ¿pero cómo... y el peronista? Perón guiña su ojo y simula sorpresa: ahhh, peronistas son todos.

Un par de artículos en los diarios de estas semanas posteriores a las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias nos hacen reflexionar sobre esa heterogeneidad y la posibilidad de conducirla unida.

En estas PASO hubo peronistas en las listas de la Unidad Ciudadana, en las de Cumplir, en las del massismo, en las de los grupos políticos de Pino Solanas, en el de Víctor De Gennaro, en las de Cambiemos y debo estar olvidando alguna otra propuesta electoral.

Hay una gama ideológica de candidatos, desde la derecha a la izquierda, que se consideran a sí mismos como peronistas. Y como el peronómetro no fue inventando (aunque algunos hablan como si fueran sus propietarios) nada nos autoriza a decir que los unos son más (o menos) peronistas que los otros.

Pero esta variedad ideológica de los dirigentes peronistas no es novedad. Fueron peronistas la Triple A de López Rega, el CdeO de Brito Lima, los Montoneros, Guardia de Hierro y cientos de agrupaciones de ideología diversa y opuesta. Hasta el Papa Francisco fue parte de una organización peronista. "Peronistas son todos" diría Perón.

La diferencia entre el entonces de todos peronistas y la actualidad no pasa por la dirigencia. Que sigue siendo tan heterogénea como siempre.

La novedad no es la heterogeneidad de los dirigentes, sino más bien la actual heterogeneidad de las bases. El jesuita Rodrigo Zaragaza publicó en el Diario La Nación una nota que intituló "El peronismo tiene su propia grieta" (pueden leerla aquí), allí desarrolla la tesis de que el problema del peronismo es que sus tradicionales bases están divididas.

El peronismo, después de la muerte de Perón, ha podido ser liderado por dirigentes de distintas opciones ideológicas (Menem, Kirchner, CFK) pero contando con el manejo del Estado, y sufriendo pequeños desgajamientos por diferencias ideológicas: a Menem por izquierda se le desgajó el Grupo de los 8, a Cristina por derecha se le fue el massismo, para dar dos ejemplos).

Los conceptos de José Natanson en su nota "El macrismo no es un golpe de suerte" (completa acá) respecto de la sintonía de los planteos de Cambiemos respecto de una parte importante de la sociedad y el mencionado de Zaragaza respecto de "la grieta peronista" estimulan provocativamente a pensar la situación actual del peronismo: sin gobierno, sin liderazgos claros, con bases sociales aparentemente tan disímiles como lo fueron siempre sus dirigencias.

Sin respuestas. Con el objetivo de estimular la discusión y el debate interno, arriesgo algunas preguntas:

  • ¿Que tienen en común el chofer de camiones, con salario en blanco, representado por Moyano, y el cartonero que llega a Capital todas las noches para recolectar lo que encuentre?
  • ¿El trabajador industrial que sufre el descuento del impuesto a las ganancias profesa el mismo peronismo que la madre soltera, que se ayuda para vivir de la Asignación Universal por Hijo?
  • ¿Cómo se los conduce participando del mismo proyecto político?
  • El peronismo siempre fue el partido de los de abajo: en una sociedad con pleno empleo, los de abajo fueron los trabajadores, pero hoy...¿cuál es la distancia social entre el obrero industrial y el changarín o el desocupado?
  • ¿Los múltiples peronismos pueden ser conducidos desde fuera del Estado por un único líderazgo?
  • O...¿es necesario crear coaliciones de los diferentes sectores sociales?
  • ¿Dichas coaliciones se extenderán en el tiempo o serán momentáneas de acuerdo al contexto social y económico que se viva?
  • ¿El líder del conjunto podría ser una especie de primus inter pares de una serie de líderes sectoriales?
  • ¿Una especie de aggiornamiento de las "4 ramas" en formato más dinámico y heterogéneo que el ensayo de los primeros tiempos?
  • ¿La herramienta electoral sigue siendo una herramienta?
  • ¿Qué otras herramientas es necesario desarrollar para mantener la heterogeneidad unida?
  • ¿Es deseable la unidad? ¿Es deseable por necesaria?
  • ¿El peronismo como identidad política existe aún?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

La bandera nacional no te saluda

Concurso Federal de RelatosLA BANDERA NACIONAL NO TE SALUDA PorPablo Torres
IlustraciónHernán Vargas Publicado originalmente en Revista Anfibia.
Para leer en el original: click acá El 20 de septiembre de 1955, mientras muchos argentinos celebraban la “Revolución Libertadora”, Nicanor Sosa se negó a izar la bandera argentina en la plaza principal del Barrio Obrero de Laprida. Crónica de un pequeño gesto heroico. Un nuevo texto finalista del Concurso Federal de Relatos: “Héroes: la Historia la ganan los que escriben”, organizado por la Secretaría de Políticas Socioculturales del Ministerio de Cultura de la Nación.


Era 1949. Nicanor Sosa, vestido con sus eternas prendas de Grafa azul, subió el último bulto al carro. Lo aseguró con una soga para no perderlo en el vaivén. Con algo de tristeza que en décimas de segundos mutó en alegría cerró el candado del rancho: ya no volvería a ser la morada de su familia. Rosa y las chicas vivirían mucho mejor. Se sentó en el pescante, pasó la mano derecha p…