Ir al contenido principal

El timbreo como noticia

Cambiemos inventó el timbreo. Y el timbreo es noticia.

Si un sábado los candidatos o funcionarios de Cambiemos se paran frente a una
vivienda, tocan un timbre, son atendidos y se sacan fotos con los "vecinos" tendrán una impresionante repercusión en los medios de todo el país.

Los canales de noticias repiten la noticia, contando qué candidatos fueron y a qué lugares. Los diarios del domingo, publicarán las fotos.

Las fotos parecen frescas, pero no lo son. Los funcionarios no se ven hablando, sino escuchando. Todo ha sido previamente "coucheado" por el equipo de Durán Barba.

¿Por qué una actividad tan básica como ir a charlar con una persona en la puerta de su casa recoge tanta cobertura mediática? Es difícil saberlo.

Más difícil aún es entender porque -transcurridos un par de años de estos timbreos- para los medios siguen siendo novedad.

Más aún si pensamos que los timbreos no son actividades de visita masiva. Se golpea en unas pocas viviendas, en general coordinadas previamente. Lo que importa no es la charla con el "vecino", sino la foto que será vista por millones de personas a través de los medios.

Sin medios que reproduzcan las imágenes, el timbreo no existiría.

Son parte del esquema. Los funcionarios hacen como que escuchan, los medios difunden haciendo como que se escuchó.

El marketing electoral de parabienes. La visita, el puerta a puerta, el tocarle timbre a un habitante de un lugar para charlar de política o de sus problemas existió desde siempre. Pero no salía en los medios.

El peronismo se jactó siempre de estar permanentemente en los barrios. Pero no timbreaba. Tenía presencia barrial (en algunos lugares aún la tiene), hacía actividades comunitarias o de ayuda social, incluso a veces esas actividades repercutían en los medios.

Pero no timbreaba.

El peronismo quería estar en los barrios. Cambiemos quiere timbrear y decirle al resto de la población que timbrea.

Estar versus venir, timbrear y mostrar que se timbrea.

¿Ser versus parecer?

Es cierto que la presencia peronista en los barrios tenía un toque mas colectivo. Se abría una unidad básica, se hacían actividades en las plazas, se distribuía ayuda social. Cuestiones que tienen que ver con lo colectivo, con lo barrial.

El timbreo es individual. Por eso es muy PRO. 

Las imágenes se difunden, pero lo que se habla (si es que se habla de algo) queda entre el "vecino" y el funcionario o candidato.


Momentáneo, marketinero ... el timbreo le deja al dueño de casa la satisfacción de "sentirse" escuchado.


El que timbrea recibe mucho más: su imagen aparece en diarios y canales de noticias, se muestra "como" sensible ante los problemas de la gente... sin necesidad de tener que resolverlos: nunca se informa qué ocurrió con los problemas que los vecinos comentaron durante una visita.

El resultado ya no importa. El funcionario se fue, la noticia ya salió, el pacto con los medios está cumplido. El próximo timbreo será en otro lugar, a otro "vecino" se lo escuchará durante algunos minutos, después de la foto el objetivo ya fue cumplido.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Empezó el operativo "Vidal no es Macri"

Este fin de semana recrudecieron las notas en los medios donde se habla de candidaturas alternativas a la de Macri. Parece que la relación Macri/Vidal ya no es tan buena, según dice la nota de La Nación, de ayer sábado 13, que les copio abajo.

La duda es si se trata de:

Un intento de separación por parte de Vidal, para salvarse de la debacle macristaUn intento de los medios corporativos que ven que a Macri no le alcanza y desean instalar un candidato/a alternativo/aAmbos puntos anteriores La nota de La Nación, titulada "La relación entre Macri y Vidal, un vínculo desgastado por la crisis", hace esfuerzos en mostrarla como más preocupada por la cuestión social e incluso tendiente a la aplicación de otro tipo de políticas económicas. Es interesante leer el artículo (copiado abajo) para observar cómo se la quiere presentar a Vidal como distinta a Macri, algo que quienes conocemos cómo gobierna en Provincia sabemos que es falso.
Diario Perfil del domingo 14 agrega otra nota "Re…

"Olavarría, Buenos Aires". Un cuento...

Luego de escribir este relato, supuse que era el posible primer capítulo de una novela negra, que podría transcurrir en 1989, en la ciudad de Olavarría, por eso el título. Veremos si avanza en ese sentido, quién dice que en algunos meses no tengamos una breve novelita, tipo folletín negro, que pueda publicarse aquí, de a un capítulo por semana...

“Ya no da más, lo tengo que cambiar, pero no tengo un mango”, dice Sergio, mirando el Fiat 128, blanco, demasiado desgastado, que usa como remís. El otro apenas lo mira en silencio: la obviedad de la afirmación lo exime de comentarios. “¿Quién va a querer subir a esa batata?” piensa, pero no dice nada. Sentados en un banco de madera, debajo de un eucaliptus, aprovechan la sombra. Hace calor a las tres de la tarde. Un calor tan pegajoso que no lo mitiga ni la sombra, ni el tereré helado. Sergio sigue mirando el 128 blanco, pero no habla. El Gallego camina unos pasos hasta una planta de cedrón, corta un ramito y lo introduce en la jarra de agua e…

La bandera nacional no te saluda

Concurso Federal de RelatosLA BANDERA NACIONAL NO TE SALUDA PorPablo Torres
IlustraciónHernán Vargas Publicado originalmente en Revista Anfibia.
Para leer en el original: click acá El 20 de septiembre de 1955, mientras muchos argentinos celebraban la “Revolución Libertadora”, Nicanor Sosa se negó a izar la bandera argentina en la plaza principal del Barrio Obrero de Laprida. Crónica de un pequeño gesto heroico. Un nuevo texto finalista del Concurso Federal de Relatos: “Héroes: la Historia la ganan los que escriben”, organizado por la Secretaría de Políticas Socioculturales del Ministerio de Cultura de la Nación.


Era 1949. Nicanor Sosa, vestido con sus eternas prendas de Grafa azul, subió el último bulto al carro. Lo aseguró con una soga para no perderlo en el vaivén. Con algo de tristeza que en décimas de segundos mutó en alegría cerró el candado del rancho: ya no volvería a ser la morada de su familia. Rosa y las chicas vivirían mucho mejor. Se sentó en el pescante, pasó la mano derecha p…